El VW Passat autónomo de Stanford estaciona derrapando

Al parecer, Volvo ya tiene a quien encargarle el sistema para que frenen sus coches, y es que las luces con autoencendido, los lectores de señales de tráfico con control de velocidad de crucero, los sistemas de prevención de accidentes y todo ese arsenal de asistentes electrónicos quedan cuasi obsoletos después de ver el video de este desarrollo en conjunto entre Volkswagen y la Universidad de Stanford, nacido en el DARPA Urban Challenge del 2007, y que durante todos estos meses le han enseñado toda clase de nuevas maniobras, incluyendo el «estacionamiento por derrape».


Passat autonomo Stanford

Para ello, Junior, que es como se llama este Passat Variant, utiliza una mezcla de posicionamiento GPS y sensores láser, ópticos y de inercia, cuya información es combinada con una serie de complejos algoritmos. El resultado es un automóvil que no sólo puede circular sin necesidad de un humano al volante, sino que puede realizar maniobras tan arriesgadas como esta de hoy. Lógicamente no es lo mismo enseñarle a hacer esta clase de trucos entre conos y en mitad del desierto que en una ciudad con tráfico real, pero es que en cualquier caso el propósito de los ingenieros de Stanford no es sacarte las asaduras por la boca, sino aprender a controlar situaciones extraordinariamente difíciles con el hardware del prototipo actual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *