Golf GTI por ABT

Si ABT lleva 50 años “tuneando” y ya se había puesto manos a la obra con el Volkswagen Golf VI, ¿por qué dejar intacto al mítico GTI? Evidentemente no podía faltar este modelo en su catálogo de preparaciones y el resultado será más o menos bonito, pero impone en la pista.

El motor 2.0 TSI (en realidad TFSI) de 211 CV sube a dos nuevas dimensiones. Más de uno sabrá que el motro VAG de 1.984 cc, inyección directa y turbo es estirable hasta límites insospechados. El ABT Golf GTI tiene dos escalones de potencia, uno a 260 CV (POWER) y otro a 300 CV (POWER S).

En el primer caso hablamos de electrónica optimizada, pero el escalón de 300 CV ha hecho además cambios en la sobrealimentación, dotándole de un nuevo turbocompresor. Así el ABT Golf GTI acelera a 100 km/h en sólo 6 segundos, una cifra muy respetable. El centro de gravedad queda rebajado 30 milímetros, lo cual beneficia el comportamiento dinámico del coche.

Los ajustes de ABT en la dinámica hacen del Golf GTI aún más deportivo, pero ¿qué hay del siempre importante equipo de frenos? En las llantas de 18 ó 19 pulgadas se alojan discos de 345 milímetros de diámetro. Estéticamente ofrece una imagen más agresiva, y para nivelar el karma, luces diurnas para aumentar la seguridad vial.

Algunos pensarán que el Golf GTI pierde agresividad en cada nueva edición, pero en esta ocasión, si le miramos esos cuatro tubarros en la parte posterior con un difusor trasero nada exagerado, es como mínimo para pensárselo un poco. En el interior descubrimos costuras rojas en abundancia, en rojo racing o el mismo tono que la sangre, cada uno que lo mire como quiera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *