Los vehículos híbridos podrían ser peligrosos para la salud

A finales del mes pasado, el periódico New York Times publicó un artículo que está armando bastante revuelo entre defensores y detractores de los automóviles híbridos. Y es que, se veía venir, no iba a ser “oro todo lo que reluce” en lo que a vehículos híbridos se refiere.

Los vehículos híbridos podrían ser peligrosos para la salud


Aunque el artículo es inconcluso (los expertos no se ponen de acuerdo entre sí, y dependiendo de a quien le preguntes unos dicen unas cosas y otros, otras), lo cierto es que el peligro es evidente, y en éste mundo nuestro, en donde estamos sometidos a tantos campos electromagnéticos productos de la tecnología que usamos a diario, pudiera ser que los híbridos requieran una protección “especial” (lo que redundaría en hacerlos, además, aún más caros, algo no muy atractivo para la industria del sector) o un “limite de exposición”, algo así como el índice SAR en los teléfonos móviles, que no debiera sobrepasarse.

Según el estadounidense National Cancer Institute, la exposición prolongada a campos electromagnéticos (EMFs: Electro-magnetics fields) aumenta considerablemente el riesgo de padecer cáncer. Esto implica las líneas de alta tensión, por ejemplo, pero no los vehículos híbridos.

No obstante, las estadísticas nos dicen que un número de conductores enfermó desde que adquirieron su vehículo híbrido, como aumentos en la presión sanguínea. Algunos de ellos se preocuparon en medir los niveles de EMFs en sus híbridos y se encontraron con tasas peligrosas, prohibidas en algunas normas internacionales de seguridad.

Toyota, una de las marcas líderes en éste segmento, ha aclarado que sus vehículos híbridos emiten los mismos niveles de que un vehículo de gasolina normal y que, por lo tanto, no hay razón para sospechar que pueda ser peligroso, o, cuanto menos, que tengan un mayor peligro que un vehículo normal.

El problema de todo esto es que nos encontramos con una serie de leyes que van por detrás de la tecnología, y que, además, son diferentes en cada país. Además, los expertos nunca se han puesto de acuerdo en torno a la nocividad o no de bajos niveles de radiación.

No obstante, quisiera añadir mi propia valoración: un vehículo híbrido puede producir cáncer por sus radiaciones, y uno no híbrido, pongamos un diesel que son los más nocivos, cáncer de pulmón y cientos de enfermedades más por sus gases. En resumen que, lo mires por donde lo mires, estamos sentenciados por todos lados. A éste paso preferiré reventar en un vehículo de hidrógeno, eso sí es morir con estilo.
Fuente: terra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *