Maserati Quattroporte, un pequeño lavado de cara

La más suntuosa de todas las berlinas italianas se prepara para recibir un pequeño rediseño de mitad de ciclo para poder hacer frente a todo lo que le va a llegar desde Inglaterra y Alemania. Gracias a estos cambios, cinco años después de su puesta a la venta y a cuatro de su retirada, el Quattroporte sigue reteniendo un atractivo único.

Maserati Quattroporte, un pequeño lavado de cara

La pregunta que rondaba estos últimos días era si Maserati mantendría su motor 4.2 V8 de 400 CV o si por el contrario lo cambiaría por un más prestacional 4.7 L de 430 CV derivado del visto en el 8C Competizione. Bien, pues ambas cosas. Como hasta ahora, Maserati ofrecerá el Quattroporte en versiones convencional y S, única y exclusivamente con el cambio automático de seis velocidades fabricado por ZF.

Maserati Quattroporte, un pequeño lavado de cara

Maserati ha introducido ligeros cambios en la estética de la berlina. Tanto la parrilla como el paragolpes han sido rediseñados con una rejilla vertical que lo acerca al no menos brillante GranTurismo. Los grupos ópticos integran diodos LED, el diseño de los retrovisores resulta más afilado y la zaga presenta un paragolpes de nueva factura. Maserati ofrecerá además dos nuevos colores, y dentro sus propietarios podrán regodearse en un habitáculo más ergonómico, dotado con el nuevo Maserati Multimedia System.

Maserati Quattroporte, un pequeño lavado de cara

Realmente los cambios exteriores son tan sumamente delicados que cuesta encontrar las diferencias. Tampoco es que esto sea algo malo tratándose de una de las berlinas más elegantes del momento. Que nos envuelvan tres.

Fuente: autoblog.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *