Ya hace un año… ¡Sigue luchando, Michael!

Hace un año exacto que Michael Schumacher sufrió el accidente de esquí que le produjo graves lesiones en la cabeza. El suceso conmocionó al mundo automotor, que hizo suya sin vacilaciones la etiqueta #KeepFightingMichael, pero la dimensión del personaje convirtió el drama en una noticia de alcance mundial. Tanto es así que Schumacher ha sido el deportista más buscado en Google durante este año, y la palabra más buscada en Alemania.michael

Aun así, la gravedad de las lesiones ha hecho que durante estos 365 días las informaciones oficiales acerca de su estado casi se puedan contar con los dedos de una mano. Nos gustaría saber más cosas de cómo está Schumi, más que nada para aplacar la inquietud que nos embarga. Pero, como Sabine Kehm, la portavoz del heptacampeón, no se cansa de repetir, «el tiempo y la tranquilidad» son los grandes aliados de Michael en esta lucha.

A mediados del pasado mes de junio, Kehm anunció que Schumi ya no estaba en coma y que había sido trasladado al hospital universitario de Lausana, en Suiza. Menos de tres meses después, la portavoz de la familia confirmaba el traslado de Michael a su casa, para continuar la recuperación junto a los suyos. Kehm declaró que Schumacher había hecho progresos, pero que el traslado no tenía que hacer pensar que se hubieran producido «cambios enormes» en su estado. La recuperación -añadió- será «larga y difícil».

Otra buena señal llegó a mediados de noviembre, cuando la familia decidió reactivar la web oficial michael-schumacher.de, coincidiendo con el 20.º aniversario del primer título mundial de F1 del piloto, en 1994. Es un buen augurio que la familia decidiera abrir este canal de comunicación con los aficionados de todo el mundo -presidido por el lema «ganar es un estado de ánimo»-, aunque la web no nos ha ofrecido nuevas informaciones acerca de su estado.

De hecho, Kehm dijo hará cosa de un mes, en declaraciones recogidas por las agencias, que, en esta situación, «no es posible dar indicaciones sobre su evolución». El pronóstico, pues, es incierto. Si Michael necesita tiempo y tranquilidad, por nuestra parte los tendrá.

Lo único que le pedimos es que siga luchando. #KeepFightingMichael

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *