Hablar por celular y conducir, riesgoso a pesar de los «Manos Libres»

Ensayos realizados por el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI) demostraron que el 90% de los conductores que hablan por celular mientras manejan no pueden realizar ambas tareas de forma efectiva. Aunque el 54% de los argentinos cree que recibir o realizar llamadas en el auto es la principal distracción al volante, siempre hay una excusa para utilizar el teléfono.

Hablar por celular y conducir, riesgoso a pesar de los


Según los datos revelados por las compañías de seguros, en Argentina se calculan 2 accidentes por minuto, y esto tiende a incrementarse. Las muertes por accidentes circundan aproximadamente las 7.500 por año. Las causas de estas desgracias son muy variadas y puntuales. El uso del celular mientras se conduce es una costumbre que se convierte en un factor de riesgo que es necesario erradicar mediante la educación y concientización de la población. «Hoy es muy difícil separar el celular de la vida cotidiana» remarcó durante el diálogo que mantuvo con Ser y Sociedad el Ingeniero Gustavo Brambati, Jefe de Seguridad Vial de CESVI.
Brambati comentó que a partir del estudio de varios accidentes que se produjeron este año, el Centro de Experimentación y Seguridad Vial detectó, que las maniobras erráticas que sufrieron esas personas al volante se acompañaron de llamadas realizadas por el celular en el mismo horario de la catástrofe. Por esta razón, la entidad emprendió un trabajo de investigación. Con una muestra de 114 conductores de distintos ámbitos, se analizó cuál es el grado de influencia que tiene una conversación telefónica sobre una persona que maneja un vehículo.
En cuánto a los sistemas de telefonías celulares, tanto el convencional fonoaudible como el sistema manos libres y las distintas versiones que existen a partir de él presentan distracciones muy claras en la conducción. Naturalmente el sistema convencional suma riesgos a causa de la instancia mecánica que supone, ésta vinculada al hecho de recibir la llamada (esto es, identificar el llamado y llevar el aparato al oído). Según los cálculos realizados por CESVI a partir de su experimentación esta acción demanda una atención de aproximadamente 4 segundos y durante este tiempo el conductor sólo estará mirando el celular. Circulando a 60 km/h, el conductor habrá recorrido más de 60 metros sin prestarle atención a ningún aspecto referido a la conducción. A esto hay que agregarle que el conductor ya no tendrá las dos manos sobre el volante.

Ensayos de aciertos y errores

La prueba que realizó CESVI consistió en someter a los conductores de la experimentación a manejar dentro de una pista con conos distribuidos en la superficie de manera fácil de sortear. Cuando se efectuó el reconocimiento del circuito los conductores no cometieron errores. En una segunda instancia, cuando estas mismas personas manejaron mientras recibían una llamada al celular sí comenzaron a presentar falencias y equivocaciones en la conducción. “El objetivo fue ver la reacción de la persona que manejaba: si volteaba conos, si disminuía la velocidad, si podía entablar la conversación correctamente,, etcétera”detalló el Jefe de Seguridad Vial.
Las llamadas que recibían los voluntarios de los ensayos eran de personas involucradas en el estudio. Las conversaciones se componían de preguntas sencillas, algunas personales y otras generales, dirigidas a la persona que se encontraba manejando. (¿Cuántos hijos tenés?, ¿edad de tus chicos?, ¿cuál es la mitad de un medio?, etcétera).
Los resultados que relevó CESVI fueron los siguientes: «el 90% de los participantes no pudo mantener su atención en la conducción mientras hablaba por celular. Del total de los errores, el 33% fue por derribar los conos. En una situación real de tránsito esto implicaría golpear a otro auto, desviarse de la calzada, chocar contra el cordón o, más gravemente, contra un peatón. Luego, detectamos un 20% de respuestas equivocadas a preguntas elementales, despistes del circuito (8%), abandonos abruptos de la maniobra por no poder realizar las dos actividades de forma simultánea (en un 12%) y hasta dudas en la prueba de slalom cuando el momento de la respuesta coincidía con un giro de la dirección en un 25%”. El Ingeniero Brambati hablando del alcance de estos datos comentó: “Tengamos en cuenta que en una situación real una persona puede estar hablando con su jefe, con la absorción de atención que eso puede demandar»
Algunas variaciones de los datos se notaron al realizar el ensayo con celulares que tienen el sistema de manos libres, sin embargo, los resultados siguen siendo significativos y trascendentes: «Con este sistema se redujo sólo un 20% del total de los errores, en comparación con el sistema tradicional. Esto se debe a que el uso del celular provoca una distracción en la parte operativa, pero el 80% restante se debe a la distracción psicológica vinculada a la conversación. El conductor para poder responder coherentemente necesita buscar imágenes de lo que quiere decir, y esto genera una abstracción al camino y el entorno», declaró CESVI.
Más peligroso aún es el uso de mensajes mientras se conduce. Los resultados identificados por CESVI marcan lo siguiente: «La sola acción de leer el SMS (aquí dejamos de lado la posibilidad de respuesta que muchas veces ocurre), desde el momento que el conductor advierte que recibió el mensaje, busca el celular, aprieta el botón correspondiente y lo lee completamente tarda aproximadamente 8 segundos, considerando un texto breve y que tiene el teléfono cerca. A una velocidad de 40 km/h, ese conductor que, además sacó las manos del volante, recorrió 66 metros sin prestar atención al tránsito y al entorno. Asimismo, a una velocidad de 60 km/h, una velocidad común en ciudad, se recorren 100 metros. En cambio, a una velocidad de 100 km/h, tal como se puede presentar en una situación de ruta, los metros recorridos son 166, con un amplio nivel de abstracción».

Por Milagros Didier vía Ser y Sociedad

Noticias Relacionadas


Volkswagen Suran – Investigacion de CESVI

Los autos blancos son los más seguros


CESVI – Premios Crash Test 2007

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *