Orden de encendido

Cuando se diseña un motor, para conseguir una curva de par motor lo más plana posible y una sucesión uniforme de los ciclos de trabajo, es necesario determinar un orden de encendido. Se trata siempre de procurar que se reparta la carga en los cojinetes de bancada que soportan el cigüeñal, que no se produzca el encendido simultáneamente en dos cilindros adyacentes, y que las admisiones de los cilindros que están alimentados por un colector común no se obstaculicen entre ellas. Así, por ejemplo, en los motores de cuatro cilindros en línea es imposible evitar la sucesión de encendidos en dos cilindros cercanos, por lo que se suele usar el orden 1-3-4-2 ó 1-2-4-3. En un motor de seis cilindros en línea, el orden más utilizado es el 1-5-3-6-2-4.